Es una modalidad Circense que forma parte del grupo de las Disciplinas Aéreas. Estas disciplinas artístico-deportivas son la combinación entre, danza, teatro, gimnasia y acrobacia. El Aro es un cuerpo rígido, por tanto, a diferencia de las telas o el trapecio, el elemento no se adapta a ti, sino que tú te adaptas a él; en su manipulación se requiere de fuerza, flexibilidad y equilibrio. Además de contar con múltiples beneficios, es la perfecta combinación entre el esfuerzo físico y los aspectos artísticos, por tanto, en las clases no solo se potencia el trabajo físico, también se refuerza que los alumnos vayan adquiriendo las herramientas para la expresión corporal, incentivando la parte artística.